Trabajos previos ante una rehabilitación eficiente

Después de una primera inspección ocular del edificio, un recorrido por el mismo y la conversación con diferentes inquilinos o propietarios, el técnico será capaz de extraer las primeras conclusiones referentes a los parámetros que serán necesarios analizar ante la rehabilitación indicada como aquí. También será fundamental la consulta de las normas que permitan saber las restricciones y obligaciones urbanísticas que afectan al edificio en cuestión.

Estudio del edificio desde el aspecto social

Los aspectos socioeconómicos, la realidad y problemática de los diferentes inquilinos puede convertirse en un factor determinante para encarar una rehabilitación y habilitación eficiente. Será un factor determinante en muchos casos y será el que marque el grado y forma de la intervención a desarrollar.

Estudio del edificio desde el aspecto histórico

Estudio mediante los métodos que son propios a la historia, como la recuperación y análisis de fotografías antiguas, archivos notariales, proyectos de antiguas intervenciones en el edificio, datos de la situación política, social y económica del momento de su construcción. Será también oportuno conocer a los que hicieron posible el edificio como son el arquitecto, constructor y promotor de la época.

• Estudio del edificio desde el aspecto artístico

Se busca entender el edificio desde la realidad estética y arquitectónica en la que se creó y analizarla con los parámetros actuales en eficiencia energética. Será importante analizar estudios existentes sobre tipología y tipo edificatorio del inmueble y estudiar de manera particular aquello que detectemos y consideremos de interés. El levantamiento y fotografías del edificio nos ayudará de manera importante en esta fase de conocimiento del edificio. También se considerará solicitar asesoramiento a organismos y profesionales específicos expertos en este tema.

Estudio del edificio desde el aspecto constructivo

Deberemos ser capaces de analizar el edificio en todas sus diferentes soluciones constructivas. Analizar la estructura, los cerramientos de fachada, la cubierta, cimentación etc. Será determinante la detección de las lesiones en el edificio y la determinación de su origen. Para todo ello recurriremos a diferentes ensayos que nos ayudarán a determinar las causas de las lesiones.

Anuncios

Propiedades de los vidrios ante la eficiencia energética

propiedades eficientes de los vidrios

El vidrio es el elemento fundamental en el cerramiento que afecta directamente a la eficiencia energética si atendemos a la superficie ocupada en cualquier edificio residencial. En la actualidad se comercializan como productos habituales vidrios para aislamiento térmico reforzado y protección solar que pueden ser combinados con otras prestaciones como son el aislamiento acústico, la seguridad, el bajo mantenimiento (autolimpiables) o el diseño y la decoración.

Los vidrios pueden clasificarse en distintos grupos en función de su configuración y de la presencia de capas metálicas que mejoran sus prestaciones de aislamiento térmico y control solar (Más información desdes aquí). La principal clasificación de los vidrios es la siguiente:

Vidrio simple (monolítico):

bajo esta denominación agrupamos aquellas tipologías formadas por una única hoja de vidrio y aquellas formadas por dos o más hojas unidas entre sí por toda su superficie, vidrios laminares.

Doble acristalamiento o Unidad de Vidrio Aislante (UVA):

hace referencia al conjunto formado por dos o más láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por uno o más espaciadores, herméticamente cerrados a lo largo de todo el perímetro. Las unidades de vidrio aislante, o doble acristalamiento, al encerrar entre dos paneles de vidrio una cámara de aire, inmóvil y seco, aprovechando la baja conductividad térmica del aire, limitan el intercambio de calor por convección y conducción.

Doble acristalamiento de ATR o Aislamiento Térmico Reforzado:

Es un doble acristalamiento con un tratamiento en la cara interna de uno de sus cristales que proporciona una gran capacidad de aislamiento térmico. Este innovador recubrimiento se denomina baja emisividad.

Entre los dos cristales, hay una cámara cerrada de aire seco. Cuanto mayor es el espesor de esta cámara (entre 6 y 16 mm), mayor es la capacidad aislante y, por tanto, menor pérdida de energía. La utilización de estos cristales permite alcanzar niveles de aislamiento térmico imposibles de conseguir con un doble acristalamiento normal.

Edificios de consumo de energía casi nulo

El coste de un edificio va mucho más allá de su construcción. Esta idea que parece tan simple no está arraigada suficientemente en nuestro país y es la clave para entender la eficiencia energética como la senda por la que habrá de discurrir la construcción de los edificios en los próximos años.

Todo edificio que no parta de una buena envolvente, bien aislada y  con un control riguroso de las infiltraciones de aire indeseadas y de los puentes térmicos, nacerá obsoleto. Es en este punto donde la casa pasiva contribuye al equilibrio entre la economía y la construcción: un buen planteamiento en su diseño, con un óptimo aprovechamiento de la energía del sol, inagotable a escala humana.  

 

La casa pasiva basa su esfuerzo en reducir al máximo la demanda de energía de los edificios y su principal valor es el RIGOR del diseño y cálculo de los proyectos y de la ejecución de las obras de forma tal que se puede garantizar que los valores teóricos calculados se ajustan a los valores reales que se obtienen una vez construido el edificio.

 

 

Nos encontramos en un momento histórico en el cual existe la percepción social generalizada de que algo debe cambiar. La profunda crisis económica mundial hace que nos cuestionemos la validez de muchos de los procedimientos empleados hasta la fecha, aunque hayan funcionado razonablemente bien durante décadas. Previamente, crisis ambientales no resueltas y el fantasma del agotamiento de recursos energéticos fósiles, entre otros, nos invitan a tomar posiciones y aplicar principios de precaución, que aminoren nuestra dependencia energética y nuestro impacto natural. Nos encontramos ante un giro obligado hacia la sostenibilidad, que se presenta ya, sin brumas, todos los estados miembro deberán tomar medidas para que a partir de 2020 todos los edificios de nueva planta sean de consumo de energía casi nulo.

 

Es en el contexto energético del sector de la edificación donde hace su entrada la casa pasiva, aportando una perspectiva a la que no estamos acostumbrados en nuestro país. Como punto de consulta pordemos ver los vídeos en eficiencia energética desde aquí donde podemos profundizar en la enseñanza del sector de la eficiencia dirigido a la edificación.

 

Passivhaus no propone un acercamiento a la autosuficiencia energética mediante la aplicación de distinta suerte de energías renovables a nuestras ineficientes construcciones actuales, sino simplemente, construir para «consumir la mínima energía necesaria», aportando para ello un procedimiento, una secuencia de pasos tanto en diseño como en ejecución, que permitan conseguir edificios con demandas muy bajas de energía para confort térmico.

Acceso a la guía de Fenercon dedes AQUÍ.